Ese toque de belleza y color que ilumina el rostro

HEIDI LLANES
|
Cartagena

La novia es la protagonista de la boda, de eso no hay duda, su vestido, cada detalles y obviamente cómo luce su rostro. Está demás advertir que la novia ha de estar radiante, se trata de su gran día y un maquillaje especialmente diseñado para ella, hace el complemento perfecto de todo lo anterior.

La tendencia de maquillaje se inclina en esta temporada a una propuesta vintage, que incluye sombras marrones, vinos muy otoñales, labiales monocromáticos y mejillas bronce, sin embargo en lo que a novias se refiere, siempre va a requerir adaptación, advierte Diana Henao, experta y conductora del programa “Aprende a maquillarte” de Más Chic.

Su recomendación va guiada a mantener para este gran día una piel muy fresca, que resalte el brillo natural de lozanía, que bien se puede lograr con maquillaje, pero en los ojos y labios se debe mantener el estilo de la novia, pues allí dependerá en buena medida del vestido que lucirá.

 

La hora marca la diferencia

Una boda aproximadamente dura seis o siete horas, por lo que el maquillaje es tema de analizar con detenimiento, indica Diana Henao.

Si la novia se maquilla en la mañana, es de tener en cuenta que la luz del sol y el ambiente propio de la hora es un poco más relajado y familiar, donde puede quedar en evidencia cualquier tipo de exageración, lo cual se puede evitar con una buena preparación de la piel, obviar los contornos marcados, las sombras satinadas o brillantes y tener acabados mate y tonalidades más suaves.

Cuando llega la noche, se permiten texturas, porque hay combinación de luces, entonces los contornos se pueden hacer más evidentes, las sombras en los ojos pueden tener brillo dependiendo el estilo de la novia, pero de la misma manera se recomiendan tonalidades más ahumadas, marrones oscuros, violetas y para las más arriesgadas, los contrastes.

El maquillaje de novia es muy distinto al social y ese día no es el propicio para escoger variedad ni generar otra opción o una nueva imagen, entonces arriesgarse no es la opción, advierte Diana Henao.

Con respecto al clima y las temperaturas, la duración de los productos se debe tener en cuenta. El maquillaje de la novia debe permanecer intacto y esto sólo se logra con buenos productos, hacer preparación de piel con mascarillas frías e iniciando con prebases para que el proceso siguiente pueda perdurar.

Adicional, se deben usar fijadores de alta calidad y evitar productos oleosos que son muy humectantes y terminan corriéndose con facilidad, a cambio se debe usar maquillaje con acabado ligero y mate.

El color siempre va a depender del tipo de luz. La natural no altera el maquillaje, mientras que la artificial tiende a “lavarlo”, de otra parte, un flash de cámara fotográfica genera más volúmenes en el rostro dejándolo sin relieves, entonces se aconseja crear más contornos, pero muy bien difuminados, evitar colores con matices muy puros, es decir, si se aplica una sombra dorada, que sea con tonalidad más ocre o terracota para evitar el “estallido” del pigmento.

Definitivamente las novias deben optar por profesionales en todo lo que requieran para ese día, en el vestuario, el peinado y el maquillaje, éste último con toda la experiencia que demanda la fecha y el evento para evitar desaciertos.

VIDEOS