Esmeralda, original para sellar el amor

HEIDI LLANES
|
Cartagena

Desde la escogencia del anillo de compromiso empieza ese maravilloso ritual que termina en la boda y las joyas que han de acompañar a la novia también tienen su gran protagonismo.

Se ha dicho que los diamantes son para siempre, se asocian inevitablemente a los anillos de compromiso y más en los de boda, sin embargo, quienes imponen tendencias han dado un giro a esta tradición y ya las creaciones para boda se decantan por otras gemas, como la bella esmeralda, que a su vez ostenta el título de la piedra del amor.

Si bien el “sí quiero” no depende de esa joya, escoger el que podría llamarse el anillo perfecto y que además defina a quien va a portarlo toda la vida, es un acierto que se mantendrá desde el momento mismo de la pedida de mano.

Innegablemente, una esmeralda marcará la diferencia, se relaciona con el amor, la esperanza y la eterna juventud, un simbolismo que si se liga al matrimonio lo hace más especial. Al elegir esta piedra, es recomendable acceder a la que es cien por cien natural, de absoluta preferencia en bodas de extranjeros, pero que ya gana adeptos en los nacionales.

VIDEOS