El mar, testigo de un inmenso amor

HEIDI LLANES
|
NOVIAS

El mejor marco para jurarse amor eterno está en el mar y Cartagena ofrece cada espacio bañado por el Caribe para que este sueño pueda cristalizarse, además de ser un destino que cubre muchas expectativas y está a la orden del día en una ciudad donde el verano es eterno.

Grandes complejos hoteleros han tomado partido de este encanto natural y de la misma manera ha sabido crear sitios acordes a todas las necesidades, con los elementos precisos para la realización o celebración de una boda, obviamente trabajando en la conservación del medio ambiente.

La siempre hermosa Isla de Barú es otro atractivo apetecido por nativos y visitantes, pues su entorno es idóneo para disfrutar del confort en medio de un ambiente de calidez e intimidad, tan necesarios en la celebración de este gran día.

De otra parte, los eventos que le acompañan cuentan con las comodidades propias para la diversión de los asistentes, a fin de convertirlos en una experiencia única e irrepetible, todo esto aunado al buen servicio y la belleza natural que se magnifica en las cómodas construcciones.

Una boda siempre requiere de tiempo y dedicación para que cada detalle se lleve a cabo tal como fueron deseados y expresados por los novios: la decoración, el banquete, la ceremonia, el video, las fotografías, la música, los shows con luces y pirotecnia, bailarines, para todos ellos los hoteles cuentan con proveedores que garantizan el mejor servicio.

 

VIDEOS